Ayuntamiento, cultura, Turismo

CON HUESCA PODEMOS EQUO SOLICITA QUE SE PONGA EN VALOR LA RELACIÓN ÚNICA Y DIFERENCIAL QUE HUESCA TIENE CON LA BICICLETA

EL Grupo Municipal presenta al próximo Pleno una moción en ese sentido

Huesca, 25 de mayo de 2021

Óscar Sipán y Guillermo Boix, concejales de Con Huesca Podemos Equo

La ciudad de Huesca tiene una relación única, diferencial, con la bicicleta. La construcción de uno de los primeros prototipos en España (1867), las primeras demostraciones públicas en el Paseo de la Estación, la primera revista ciclista (El Pedal de Huesca, 1869), la primera marcha cicloturista del ciclismo español (Gregorio Barrio y Mariano Catalán, entre Huesca y Zaragoza), vinculan a nuestra ciudad con la bicicleta para siempre. El diario La Correspondencia de España recoge el 24 de noviembre de 1867 la noticia de los primeros ensayos en Huesca de una nueva máquina con pedales “que tiene una velocidad superior a un carruaje común cuyos caballos marchen al galope, y que puede subir pendientes rápidas de un cuatro o seis por ciento”. El 16 de diciembre de 1867, El Pensamiento Español publica que “el joven que lo ensayaba lo hacía anteayer por tercera vez, y con la mayor facilidad imprime al velocípedo un movimiento en línea recta o en zigzags, y traza perfectamente curvas de 8 a 10 metros de radio. […} Se hace este la ilusión de ver a un hombre sentado en el aire y que vuela a una vara de altura sobre el suelo”. El constructor del artefacto, un herrero oscense llamado Mariano Catalán, desarrolla su máquina basándose en un dibujo del insigne Joaquín Costa. Leyenda urbana o historia real, Costa copió la máquina del constructor de carrozas Pierre Michaux que, en la Exposición Universal de París de 1867, presentó su invento al público. Cuentan que el dibujo de la máquina de Michaux, también herrero como Catalán, llegó a la tertulia de la que Costa formaba parte en el Casino de Huesca, y allí Catalán recogió el desafío y construyó uno de los primeros velocípedos en España.

Óscar Sipán, portavoz del grupo comenta que “una ciudad próspera necesita símbolos reconocibles que se nutran de su patrimonio, de su historia, de su cultura. Que las primeras demostraciones públicas del llamado popularmente “caballo mecánico” se hiciesen en el Paseo de la Estación de Huesca es una fuente de orgullo, pero también una oportunidad para el turismo. Muchas ciudades quisieran tener en su pasado un hito histórico de semejante calibre que, tras los estudios pertinentes, podría convertirse en un Bien de Interés Cultural (BIC). El Paseo de la Estación y el Paseo del Banco Azul forman parte de la educación sentimental y paisajística de las y los oscenses. En este contexto de lo local y lo universal, es necesario recuperar una pieza modernista como el Banco Azul, todo un emblema de la ciudad, además de poner en valor lo que nos distingue”.

“Por ello”, continúa Sipán, “con Huesca Podemos Equo solicitará en el próximo Pleno del Ayuntamiento de Huesca que se coloque una placa conmemorativa de los primeros paseos en bicicleta en el Paseo de la Estación, al igual que una réplica del velocípedo construido por Mariano Catalán, decano de los ciclistas españoles, que podría instalarse en las inmediaciones de la Estación, y que se actúe en el entorno y rehabilite el conocido como “Banco Azul”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s