#personal, Ayuntamiento, cultura, Fiestas

CON HUESCA PODEMOS EQUO SOLICITA LA RELACIÓN DE TRABAJADORES ADSCRITOS A LA BRIGADA DE EVENTOS

El grupo municipal ha advertido que La Brigada Especial de Infraestructuras y Eventos del Ayuntamiento de Huesca no existe desde el 31 de diciembre de 2020

Huesca, 28 de mayo de 2021

Guillelrmo Boix, concejal de Con Huesca Podemos Equo

Tras acordar el Consejo Local de Aragón la suspensión de todas las fiestas de los municipios hasta el 31 de agosto y el Ayuntamiento de Huesca sumarse a dicha cancelación de las fiestas de San Lorenzo, el área de Cultura y Fiestas diseñó una programación cultural, que se desarrollará del 21 de junio al 21 de septiembre, bajo epígrafe de “Laurentis”, con el objetivo de celebrar actos culturales en todos los barrios de la ciudad.

Guillermo Boix, concejal de Con Huesca Podemos Equo, comenta que “tenemos a la vista un verano cargado de actos culturales en las calles de Huesca, enmarcados dentro de “Laurentis”, y en Con Huesca Podemos Equo no tenemos constancia de la existencia de la necesaria Brigada Especial de Infraestructuras y Eventos; por ello, nuestro Grupo ha preguntado formalmente al Alcalde por la citada brigada que, en teoría, no existe desde el 31 de diciembre de 2020”.

“Aunque el alcalde de Huesca tiene la mala costumbre de no contestar a nuestras preguntas, no se tardará en comprobar si éste es un movimiento para externalizar el servicio”, concluye Boix.

En 2018 se creó la Brigada Especial de Infraestructuras y Eventos de la Corporación, conformada por un jefe/jefa de equipo de la brigada de eventos y un jefe/jefa de equipo de la unidad de Infraestructuras, además de diez operarios y uno de reserva. Sus funciones oscilan entre el traslado y montaje de escenarios (más de una veintena distintos), carpas, mesas, mástiles, sillas, expositores, entre otros, además del desmontaje, instalación y tomas de luz o señalización. Esta Brigada Especial de Infraestructuras y Eventos del Ayuntamiento de Huesca, aparentemente, no existe desde el 31 de diciembre de 2020 en base al Decreto de Alcaldía nº 1328/2020, el cual designaba la composición de su personal hasta la fecha anteriormente señalada. Las funciones de la citada brigada, entre otras, son el traslado y montaje de más de veinte escenarios diferentes, carpas, mesas, mástiles, sillas, expositores, además del desmontaje de cualquiera de estas infraestructuras, instalación de tomas de luz, señalización…

Ayuntamiento, cultura, Turismo

CON HUESCA PODEMOS EQUO SOLICITA QUE SE PONGA EN VALOR LA RELACIÓN ÚNICA Y DIFERENCIAL QUE HUESCA TIENE CON LA BICICLETA

EL Grupo Municipal presenta al próximo Pleno una moción en ese sentido

Huesca, 25 de mayo de 2021

Óscar Sipán y Guillermo Boix, concejales de Con Huesca Podemos Equo

La ciudad de Huesca tiene una relación única, diferencial, con la bicicleta. La construcción de uno de los primeros prototipos en España (1867), las primeras demostraciones públicas en el Paseo de la Estación, la primera revista ciclista (El Pedal de Huesca, 1869), la primera marcha cicloturista del ciclismo español (Gregorio Barrio y Mariano Catalán, entre Huesca y Zaragoza), vinculan a nuestra ciudad con la bicicleta para siempre. El diario La Correspondencia de España recoge el 24 de noviembre de 1867 la noticia de los primeros ensayos en Huesca de una nueva máquina con pedales “que tiene una velocidad superior a un carruaje común cuyos caballos marchen al galope, y que puede subir pendientes rápidas de un cuatro o seis por ciento”. El 16 de diciembre de 1867, El Pensamiento Español publica que “el joven que lo ensayaba lo hacía anteayer por tercera vez, y con la mayor facilidad imprime al velocípedo un movimiento en línea recta o en zigzags, y traza perfectamente curvas de 8 a 10 metros de radio. […} Se hace este la ilusión de ver a un hombre sentado en el aire y que vuela a una vara de altura sobre el suelo”. El constructor del artefacto, un herrero oscense llamado Mariano Catalán, desarrolla su máquina basándose en un dibujo del insigne Joaquín Costa. Leyenda urbana o historia real, Costa copió la máquina del constructor de carrozas Pierre Michaux que, en la Exposición Universal de París de 1867, presentó su invento al público. Cuentan que el dibujo de la máquina de Michaux, también herrero como Catalán, llegó a la tertulia de la que Costa formaba parte en el Casino de Huesca, y allí Catalán recogió el desafío y construyó uno de los primeros velocípedos en España.

Óscar Sipán, portavoz del grupo comenta que “una ciudad próspera necesita símbolos reconocibles que se nutran de su patrimonio, de su historia, de su cultura. Que las primeras demostraciones públicas del llamado popularmente “caballo mecánico” se hiciesen en el Paseo de la Estación de Huesca es una fuente de orgullo, pero también una oportunidad para el turismo. Muchas ciudades quisieran tener en su pasado un hito histórico de semejante calibre que, tras los estudios pertinentes, podría convertirse en un Bien de Interés Cultural (BIC). El Paseo de la Estación y el Paseo del Banco Azul forman parte de la educación sentimental y paisajística de las y los oscenses. En este contexto de lo local y lo universal, es necesario recuperar una pieza modernista como el Banco Azul, todo un emblema de la ciudad, además de poner en valor lo que nos distingue”.

“Por ello”, continúa Sipán, “con Huesca Podemos Equo solicitará en el próximo Pleno del Ayuntamiento de Huesca que se coloque una placa conmemorativa de los primeros paseos en bicicleta en el Paseo de la Estación, al igual que una réplica del velocípedo construido por Mariano Catalán, decano de los ciclistas españoles, que podría instalarse en las inmediaciones de la Estación, y que se actúe en el entorno y rehabilite el conocido como “Banco Azul”.

Ayuntamiento, cultura

CON HUESCA PODEMOS EQUO DENUNCIA EL CIERRE DEL ARTLAB

Enmarcado en el páramo cultural diseñado por el PSOE de Luis Felipe, Huesca sigue perdiendo su estatus distinguido de capital cultural

Huesca, 21 de mayo de 2021

Óscar Sipán y Guillermo Boix

ArtLab, el laboratorio municipal de imagen y sonido, es mucho más que un reducto público de creatividad: asesoramiento por parte de profesionales, cursos, masterclass, alquiler de espacios para ensayos, tutorías para proyectos artísticos y sociales, o punto de encuentro para el fomento del intercambio de impresiones entre los autores, entre otras muchas cosas. Un espacio donde un hortelano octogenario de Huesca (Pepe Ballarín) pudo transmitir lo aprendido de sus familiares labradores llegando a millones de seguidores a través de su canal de YouTube (6,3 millones de visualizaciones en 2017). Un espacio donde una enfermera (Pupe Ordóñez) pudo desarrollar su proyecto de divulgación de la enfermedad “Piel de mariposa”. Los primeros trabajos musicales y cinematográficos, con premios y selecciones en festivales internacionales, de muchos y muchas oscenses arrancaron en Artlab. Al nutrido grupo de autores (músicos, fotógrafos, realizadores, animadores…), se suma la colaboración activa con organizaciones como ASPACE, el Centro Social ARCADIA, el área de  Servicios Sociales, Espacio Infoculture o la Asociación de Realizadores Oscenses, que encuentran en ArtLab la cobertura y el asesoramiento necesarios para documentar, enriquecer o difundir sus actividades. Asimismo, el laboratorio canaliza buena parte de las necesidades técnicas en diversos eventos organizados por el Ayuntamiento de Huesca, tales como el Festival Periferias, o las Fiestas de San Lorenzo, entre otros.

“Pues bien, el ArtLab, el laboratorio municipal de imagen y sonido ideado por Javier Brun, cumpliría 20 años en otoño de 2022. Y si decimos que “cumpliría” es porque el próximo día 1 de junio termina la prórroga del contrato que tiene como objeto la explotación del edificio Espacio de Arte Joven (módulo de música) y de la gestión de las actividades que allí se organizan y no se está redactando el pliego de condiciones que asegure su continuidad”, explica Óscar Sipán, portavoz de Con Huesca Podemos Equo, que denuncia que “una vez más, tenemos que salir en defensa de un proyecto municipal consolidado, que pronto cumplirá 20 años, y que ha jugado y juega un papel muy importante en la ciudad. El equipo de gobierno, en lugar de afrontar los problemas, utiliza la estrategia del avestruz y trato de ocultarlos. No es de recibo que el pasado día 18 de mayo no se nos informase en la Comisión de Cultura y Fiestas de un asunto tan grave. Con esta forma sibilina de actuar, más que fiscalizar nos obligan a convertirnos en detectives privados”.

“Primero fue el cierre del área de infancia y juventud, después vino la asesoría sexológica, la oficina de vivienda y ahora el cierre del ArtLab. Huesca se queda sin servicios y parece que el Equipo de Gobierno ni siquiera se despeina. El ArtLab ha sido un faro de luz para muchísimas personas que tienen su cultura como bandera, daba la posibilidad de emprender proyectos culturales mediante medios y asesoramiento a todo aquella persona que lo quisiera, fijaba en Huesca a personas que viven por y para la cultura. Con la pérdida de este espacio se sigue agravando el problema de acceso a alternativas de ocio de la gente joven, además de que se ve perjudicada la promoción cultural de la ciudad. Si queremos mantener esa Huesca ciudad de Cultura, este no es el camino”, concluye Guillermo Boix, concejal de Con Huesca Podemos Equo.

Ayuntamiento, cultura, Desarrollo, Turismo

CON HUESCA PODEMOS EQUO PROPONE AL AYUNTAMIENTO UN PROGRAMA DE ACTIVIDADES EN TORNO A LA FIGURA DEL PUENTE DE SAN MIGUEL

El Grupo Municipal considera que nuestra Ciudad debe conservar y ampliar su estatus de capital cultural

Huesca, 21 de abril de 2021

Puente de San Miguel. Huesca

El Grupo Municipal de Con Huesca podemos Equo ha propuesto al Ayuntamiento que diseñe un programa de actividades en torno a la figura del puente de San Miguel, tras su rehabilitación, que podrían incluir, entre otras, un congreso de obra pública sobre puentes (o similar), al Festival Periferias (cuya temática giraría en torno a los puentes), un concurso de pintura rápida con el puente como paisaje de fondo, charlas al aire libre, proyección de películas, concurso de escaparates, conciertos sobre el puente o un concurso literario temático.

Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2007, en la categoría de Monumento, el puente de San Miguel es una de las primeras construcciones de hormigón armado de España. Fue construido en 1912 por el ingeniero de caminos Emilio Monterde, autor del proyecto, sustituyendo al antiguo puente existente junto a la Iglesia y el Convento de las Carmelitas Calzadas de San Miguel. El viejo puente, con sus arcadas de ojiva, soportó durante quinientos años las torrenteras que venían desde Arguis y que provocaban el desbordamiento del río Isuela (según las crónicas locales, en 1900,  el caudal llegó a cubrir sus tres ojos). Por él pasaron los primeros soldados de Napoleón en 1808. En él se guarecían del frío y de las inclemencias del tiempo caravanas de húngaros y gentes de paso. La vida de la ciudad se hacía en sus dominios. Hasta que se decidió apostar por un puente nuevo, elegante, de ornamentación modernista, el último grito en ingeniería; en el imaginario de la época, la entrada a Huesca por el puente de San Miguel estaba llamada a ser la puerta principal de la ciudad.

Para Óscar Sipán, Portavoz del Grupo Municipal, “una ciudad próspera necesita símbolos reconocibles que se nutran de su patrimonio, de su historia, de su cultura. Durante años, la gestión cultural municipal fue una de las marcas de la ciudad de Huesca, que generaba en los medios de comunicación numerosos impactos nacionales e internacionales y nos otorgaba cierto estatus distinguido de capital cultural. En la última Mesa de Diálogo Social, el alcalde habló de construir una estrategia turística con un objetivo claro: vender la capital. Pero para vender necesitas potenciar tus símbolos, las marcas que te distinguen, y desde Con Huesca Podemos Equo proponemos que sea el Puente de San Miguel una de ellas”.

“Y, una vez rehabilitado el Puente de San Miguel, a cargo del programa 1,5% Cultural que nos aporta el 75% de los 139.712 euros presupuestados, desde Con Huesca Podemos Equo hemos propuesto que se diseñe y ejecute un proyecto estratégico que potencie una de las señas de identidad de Huesca”, concluye Sipán.

Ayuntamiento, cultura, Turismo

CON HUESCA PODEMOS EQUO HA SOLICITADO AL PSOE REITERADAMENTE UN GESTO ANTE LA CELEBRACIÓN DEL 150 ANIVERSARIO DE ULTRAMARINOS LA CONFIANZA

La formación critica que desde el consistorio no se apoye ni potencie un reclamo turístico de primer orden

Huesca, 14 de abril de 2021

Ultramarinos La Confianza, Patrimonio Histórico Comercial de la Humanidad

Ultramarinos La Confianza es la tienda más antigua de España y la de ultramarinos más antigua de Europa. Fue fundada en 1871 por un francés, Hilario Vallier, que enfocó el elegante local a la venta de lencería y de finas sedas. La familia de Mª Jesús Sanvicente la adquirió en la posguerra y ahora ella y su hijo Víctor venden en el local productos de alimentación de calidad. La tienda es visitada constantemente por turistas por su decoración, especialmente por la obra del pintor oscense León Abadías y en cualquier otra localidad sería objeto de cuidado y atención por parte del ayuntamiento.

“Si accedes al buscador de The New York Times, el mítico medio de comunicación norteamericano, y buscas Huesca, aparecen dos referencias: un apunte sobre la guerra civil española, del 2 de septiembre de 1936, y un artículo de Ultramarinos La Confianza. No somos conscientes de la joya que tenemos en la ciudad de Huesca. Un reclamo turístico de primer orden por ser la tienda de ultramarinos más antigua de Europa, pero también una parte importante de la memoria de la ciudad. Desde Con Huesca Podemos Equo hemos solicitado en los últimos cinco meses, en distintas comisiones de Desarrollo, Comercio y Turismo, un plan de apoyo, un gesto, para la celebración de su 150 aniversario. El silencio y la inacción hablan por el equipo de gobierno”, señala Óscar Sipán, portavoz del Grupo Municipal.

cultura

LA ECUACIÓN IMPOSIBLE

Artículo de opinión de Óscar Sipán, portavoz de Con Huesca Podemos Equo en el Ayuntamiento de Huesca

Huesca, 13 de noviembre de 2020

La legislatura en el Ayuntamiento de Huesca nació con el aire viciado de un voto en blanco. Y en ese ambiente extraño, de negociaciones oscuras y desconfianza, en mi estreno como patrono de la Fundación Beulas, descubrí que el Centro de Arte y Naturaleza (CDAN), el museo mejor valorado de Aragón según el Observatorio de la Cultura, rozaba la bancarrota.

Cuando arrancas un proyecto en época de vacas gordas (27 de enero de 2006), con un presupuesto que roza los dos millones de euros y once trabajadores/as, y se vende a los medios de comunicación que será un referente del arte contemporáneo español, y se proyecta una segunda fase para convertirlo en el Centro Aragonés de Arte Contemporáneo, y llega una crisis financiera como la de 2008, y las instituciones adelgazan las partidas económicas hasta dejarlo en los 417.000 euros de presupuesto que tiene en la actualidad y que tan sólo sirve para ir pagando deudas y ver cómo se desangra, y a esa ecuación le sumas una pandemia mundial, la supervivencia es casi imposible.

Y me acuerdo de José Beulas, y de todo lo que me contó una tarde de hace 15 años. En 1943, al cumplir el servicio militar en la Agrupación de Montaña de Barbastro, donde buscaban maquis escondidos en la sierra, descubrió la sobriedad de los campos de trigo y del secano oscense, paisajes muy diferentes a los de su infancia en Santa Coloma de Farnés. Se enamoró de una tierra y de una mujer, María Sarrate, y se quedó a vivir en Huesca. El alcalde Vicente Campo vio algunas de sus obras y quedó profundamente impresionado. Al enterarse de su formación autodidacta le propuso estudiar becado por el Ayuntamiento y la Diputación. Lo pensionaron para emprender su formación artística en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid. Como dice el refrán: “De bien nacido es ser agradecido”. Y José Beulas nunca olvidó ese empujón en los comienzos de su carrera.

A mediados de los cincuenta, tras ganar por oposición una de las prestigiosas becas por cuatro años en la Academia Española de Bellas Artes en Roma, José Beulas y María Sarrate inician su colección de arte (sin ninguna perspectiva museística) comprando, cuando su economía se lo permitía, obra de sus compañeros de academia. Es un caso excepcional: no es nada frecuente que artistas de prestigio reconocido y que vivan de su oficio, adquieran obras de arte firmadas por otros. Viajan mucho por Europa, pero es en Roma donde coinciden con el arquitecto Rafael Moneo, también becado. Pasarán varias décadas antes de que sus caminos vuelvan a cruzarse.

A su regreso a Madrid, a comienzos de los sesenta, José Beulas es ya un pintor consagrado. Como botón de muestra, durante años recibe encargos de una petrolera americana, la Phillips Oil Company, y cuelga sus lienzos en la última planta de un edificio en medio del desierto, construido por el afamado arquitecto Frank Lloyd Wrigth, en Oklahoma.

El matrimonio Beulas vive más de treinta años en la capital de España y deciden regresar a Huesca, donde se plantean devolverle a la ciudad aquellas trescientas pesetas mensuales con las que José pudo marcharse a estudiar. En un acto de generosidad acuerdan ceder, ante notario, su finca en la carretera de Ayerbe de cinco hectáreas y sus edificios, además de parte de su colección de arte para prestigio y disfrute de los ciudadanos. La colección completa estaba compuesta por 182 obras de pintura, escultura y dibujo, desglosada en obra propia (veinte óleos, cinco dibujos, dos acuarelas y un gouache, mayoritariamente de los años cuarenta y cincuenta), obra escultórica (sesenta y dos esculturas que van desde las once esculturas de Joaquín García Donaire  hasta el “San Narciso de las moscas” de Salvador Dalí), tapices y obra sobre papel (veintiocho piezas en las que se incluye un tapiz de Joan Miró que presidirá la entrada del museo, una pieza de Eduardo Chillida, una serigrafía de Antonio Saura o un grabado de Antoni Tàpies) y obra pictórica (sesenta y cuatro lienzos que abarcan desde la pintura del siglo XVI, con Juan de Ancheta, del siglo XVIII, con Ramón Bayeu, hasta llegar a la pintura de vanguardia a lo largo del siglo XX, con Rafael Zabaleta, Oscar Domínguez o Karel Appel, entre otros).

Tan sólo pusieron dos condiciones innegociables: un lugar digno para las obras donadas, supervisado por el matrimonio, y que éstas no salieran de la ciudad. En 1991, con Enrique Sánchez Carrasco, como alcalde de Huesca, se barajan diversas opciones: el Palacio de Villahermosa, la Iglesia de Capuchinas, el Seminario, el antiguo Matadero, el edificio de Almacenes Simeón…, pero ninguna llega a buen término. Años más tarde, siendo alcalde Luis Acín, se propuso construir un edificio de nueva planta en la finca del pintor o en las cercanías. Se decidió comprar tres hectáreas colindantes por el norte con la finca. Aragón carecía de un Museo de Arte Contemporáneo, y en Zaragoza acababa de fracasar una propuesta en ese sentido. Capitales de provincia con colecciones de menor importancia disfrutaban de Museos de Arte Contemporáneo. En España, apenas existía un puñado de museos de este tipo. Pero desde mediados de los ochenta el goteo ha sido constante, con la inauguración de más de ciento cincuenta por todo el territorio nacional. Era necesario disponer de un proyecto muy atractivo. Por eso José Beulas exigió un arquitecto de renombre internacional (Rafael Moneo, al que no había visto desde finales de los años cincuenta en Roma). Para poder elegir un arquitecto sin concurso público, se le sugirió crear una fundación que llevara su nombre: la Fundación Beulas.

Como el germen del proyecto era un pintor paisajista, Rafael Moneo, tras contemplar la colección de arte y el solar, decide aceptar el desafío (presupuesto reducido, modestas dimensiones y financiación en el aire). El arquitecto concibe la obra para integrarla en el arisco entorno de la Hoya de Huesca y las estribaciones de las sierras prepirenaicas. Para Moneo también es “un homenaje a su madre, que era hija de Huesca”, además de “ayudar a un amigo al que conozco hace muchos años”, según contó en las entrevistas de la época.

El edificio, construido de hormigón en color crema y dividido en dos partes bien diferenciadas, fue concebido, en absoluta armonía con el medio ambiente, como un volumen ondulado que emerge del suelo, como un árbol que nace o una montaña.

Moneo, que expuso el proyecto en la Bienal de Venecia, ideó un sistema de prismas que impiden que las obras expuestas reciban la luz directamente (eso tan sólo un día al año, el veintiuno de junio, en el solsticio de verano) con el leit motiv de iluminar una gran sala de mil metros cuadrados. Rodeado de agua de lluvia, como una extraña isla, las viñas de Enate (1500 cepas de la variedad Merlot, 670 de Tempranillo y 428 de Sirah) le dan la bienvenida al visitante.

Ahora que el futuro del Centro de Arte y Naturaleza se tambalea, pienso que la apuesta en Cultura puede ser un revulsivo para una ciudad, y me acuerdo del Museo Guggeheim de Bilbao, que ha generado 3.173 millones de euros desde su inauguración, 37 veces el costo desde su construcción en 1997. Pero el prestigio, sin dotación económica, sin apuesta política, sin un plan a largo plazo por parte de las instituciones que lo sostienen, sirve para poco.

cultura

CON HUESCA PODEMOS EQUO CRITICA LA FALTA DE APOYO A LOS PREMIOS DE LA MÚSICA ARAGONESA.

La imagen de la ciudad se ha visto perjudicada.

Huesca, 14 de febrero de 2020

El grupo municipal Con Huesca Podemos Equo lamenta la oportunidad perdida “de ser unos buenos anfitriones” en la gala de entrega de galardones de los XXI Premios de la Música Aragonesa que se celebrará el próximo día 13 de marzo en el Teatro Olimpia de Huesca. Con una numerosa presencia altoaragonesa entre las nominaciones, que van desde Kiev cuando nieva o El verbo odiado, pasando por la sala El Veintiuno o el festival Periferias, entre otras, y con un cartel para esta edición diseñado por oscense Javier Aquilué, los Premios de la Música Aragonesa se entregarán por primera vez fuera de Zaragoza y serán televisados, en diferido, por Aragón TV. El organizador del evento, Aragón Musical, se quejaba recientemente del escaso compromiso del Consistorio oscense, que colabora asumiendo la partida económica de un técnico de sonido y otra partida pequeña para publicidad, además de la nula colaboración de la DPH. “Es curioso, y muy ilustrativo, cómo para determinados actos se sacan recursos públicos de debajo de las piedras, además de movilizar a las mermadas brigadas municipales, y para otros se regatean unos pocos euros. En ocasiones, somos unos excelentes anfitriones”.

Recientemente aparecían, en el ranking de los proyectos mejor valorados del Observatorio de la Cultura, el Festival Periferias, el CDAN y el Festival de Cine de Huesca, que en los últimos años han sufrido enormes recortes y que “se mantienen en el podio porque tenemos grandes profesionales en sus filas, que son a su vez grandes gestores de la miseria”.

Desde Con Huesca Podemos Equo planteamos que “no debemos olvidar lo importante que es la cultura para el desarrollo personal y colectivo de una ciudad, y poner en valor el retorno social que tiene la inversión en cultura, que nos sirve para combatir las desigualdades”.

cultura

CON HUESCA PODEMOS EQUO RECLAMA UNA MAYOR IMPLICACIÓN EN LA APLICACIÓN DE POLÍTICAS MEDIOAMBIENTALES

Analiza y cuestiona las declaraciones en prensa del alcalde Luis Felipe.

Huesca, 4 de febrero de 2020

No somos una ciudad compleja, contestó  el alcalde Luis Felipe refiriéndose a la intención del gobierno central de obligar a las ciudades de más de 50.000 habitantes a limitar el tráfico rodado. Como si esas medidas, orientadas a mejorar la calidad del aire, a mejorar la salud de las personas, sólo afectasen a ciudades más grandes.  Lo dijo como si Huesca no fuese una de las doce ciudades españolas (junto a Barcelona, Valencia, Sevilla, Albacete, Toledo, Valladolid, Bilbao, Madrid, Oviedo, Palma de Mallorca y San Sebastián) cuya concentración de partículas contaminantes no superase el límite establecido por la Organización Mundial de la Salud, según un estudio reciente publicado en la revista The New England Journal of Medicine, y como si la enfermedad coronaria y el ictus no representase  el 80% de todas las muertes debidas a la contaminación ambiental, según declaraciones de la Sociedad Española de Cardiología.

El tráfico en los entornos educativos es un claro ejemplo de lo que no debe hacerse en una ciudad del tamaño y las características de Huesca. “Igual que la decadencia en urbanismo llama a más decadencia, debemos cambiar las rutinas contaminantes de nuestros vecinos y vecinas. Afrontar el cambio climático es uno de los grandes retos de esta legislatura, pero en el equipo de gobierno parecen no creérselo: tan solo esperan a que la normativa les obligue”, comenta Óscar Sipán, concejal  del grupo municipal Con Huesca Podemos Equo.

En el pleno del Ayuntamiento de Huesca del mes de septiembre de 2019, se aprobó una propuesta de Con Huesca Podemos Equo para empezar a trabajar en la Emergencia Climática en nuestra ciudad. Hasta la fecha, el consistorio no ha tomado ninguna medida para empezar a desarrollar la estrategia contra el cambio climático en Huesca. Esta estrategia ha de desarrollarse con la participación del Consistorio, asociaciones vecinales, Universidad, etc… para que se tenga en cuenta a todo el mundo, porque esto es una cuestión que atañe a toda la sociedad.

cultura

CON HUESCA PODEMOS EQUO CRITICA LA DECADENCIA Y LA PRECARIEDAD EN MATERIA DE CULTURA

Periferias cumple 20 años con uno de sus presupuestos más bajos

Huesca, 29 de octubre de 2019

Tras la finalización de la edición número 20 del Festival Periferias, el concejal del grupo municipal Con Huesca Podemos Equo, Óscar Sipán, ha manifestado en rueda de prensa que “vivimos con preocupación la gestión municipal”. “En estos meses en el ayuntamiento, hemos visto parchear carreteras, pero no construir nada. Mover partidas para salvar proyectos a base de hundir otros. Tratan de vendernos continuismo, una política de mantenimiento, cuando los números hablan de decadencia: no se puede mantener todo con menos”, señala Sipán. Decadencia que afecta “a las cuatro joyas de la corona (Feria de Teatro y Danza, Festival de Cine, CDAN y Periferias)”.  Una Feria de Teatro y Danza a la que se compara con la de Tárrega (que en 2008 tenía un presupuesto de 1,6 millones de euros; la de Huesca tenía en esa fecha 352.000 euros y, en la actualidad, 230.000 euros). Un Festival de Cine (200.000 euros de presupuesto en la actualidad, teniendo 600.000 euros en 2005) que preselecciona para los Oscar de cortometraje documental y de ficción, junto a compañeros de viaje que manejan unos números mucho mayores (Festival de Gijón, 1,2 millones de euros, Sitges, 2,6 millones, ZINEBI, más de 600.000 euros). Un CDAN que manejó un presupuesto de dos millones de euros en su nacimiento, llegando a contar con doce trabajadores entre 2006 y 2012, con un presupuesto de 400.000 euros en la actualidad y dos trabajadores a jornada completa, además de otro a media jornada. El festival Periferias, que nació en el año 2000, en tiempos del socialista Fernando Elboj, “como un evento para una inmensa minoría”, arrancó “para colocar a Huesca a la cabeza de la cultura contemporánea, siendo el primer festival español de estas características”, con un presupuesto de 14,5 millones de pesetas (87.146 euros) y una asistencia de 12.500 personas. En sus primeros años, el 50% del público llegaba de fuera de la provincia, alcanzado la máxima cifra de asistencia en 2002 (21.330 personas, por las 9.000 del año 2018). El presupuesto del año 2009 se elevó hasta los 356.000 euros, dejando en la ciudad, según fuentes municipales, un impacto económico de 200.000 euros; el presupuesto para 2019 ha sido de 116.450 euros. “Nuestra crítica es exclusivamente política, en ningún caso va dirigida a técnicos y trabajadores, sobrecargados, desbordados y con un presupuesto famélico”, señala Óscar Sipán.

Desde Con Huesca Podemos Equo entendemos que “es necesario evaluar la salud municipal en materia de Cultura, hacer autocrítica, recuperar la ambición y tener un proyecto cultural bien definido. No debemos olvidar lo importante que es la cultura para el desarrollo personal y colectivo de una ciudad, y poner en valor el retorno social que tiene la inversión en cultura, que nos sirve para combatir las desigualdades”, sentencia Sipán.

cultura

CON HUESCA PREGUNTA AL ALCALDE POR EL CONTRATO DE SUMINISTRO DE LIBROS A BIBLIOTECAS MUNICIPALES

Tras siete meses de espera, urge poder ofrecer novedades en las bibliotecas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Huesca, 16 de julio de 2019

Desde el grupo municipal Con Huesca Podemos Equo, se ha dirigido al Alcalde mediante escrito, una serie de preguntas respecto a los contratos vigentes. Entre ellos, hay uno que llama poderosamente la atención y que afecta a todas las personas: el Contrato de suministro de libros a bibliotecas.

La falta de mantenimiento e inversión en algunos espacios culturales lastra el potencial de dichos espacios. Las bibliotecas municipales Antonio Durán Gudiol y Ramón J. Sender están en precario. “Durante la campaña, hemos escuchado al alcalde, Luis Felipe, hablar de la ciudad como ejemplo cultural, y eso no encaja demasiado con gestionar bibliotecas sin novedades y esperar siete meses para resolver un contrato que afecta a toda la ciudadanía”, ha señalado Óscar Sipán, concejal de Con Huesca Podemos Equo.

“Es curioso: las bibliotecas municipales presentaron durante la 36 Edición de la Feria del Libro una guía que recomendaba libros que, desgraciadamente, no tenían y no podían adquirir. Doris Lessing escribió que la biblioteca es la más democrática de las instituciones, porque nadie en absoluto puede decirnos qué leer, cuándo y cómo”, ha concluido Sipán.

Una de las prioridades de Con Huesca Podemos EQUO es volver a situar Huesca como referente cultural para lo cual una pieza fundamental son las bibliotecas. El actual Alcalde manifiesta una clara desidia por el sector cultural de la ciudad que se constata día a día con situaciones como la de las bibliotecas.