cultura

CON HUESCA PODEMOS EQUO CRITICA LA DECADENCIA Y LA PRECARIEDAD EN MATERIA DE CULTURA

Periferias cumple 20 años con uno de sus presupuestos más bajos

Huesca, 29 de octubre de 2019

Tras la finalización de la edición número 20 del Festival Periferias, el concejal del grupo municipal Con Huesca Podemos Equo, Óscar Sipán, ha manifestado en rueda de prensa que “vivimos con preocupación la gestión municipal”. “En estos meses en el ayuntamiento, hemos visto parchear carreteras, pero no construir nada. Mover partidas para salvar proyectos a base de hundir otros. Tratan de vendernos continuismo, una política de mantenimiento, cuando los números hablan de decadencia: no se puede mantener todo con menos”, señala Sipán. Decadencia que afecta “a las cuatro joyas de la corona (Feria de Teatro y Danza, Festival de Cine, CDAN y Periferias)”.  Una Feria de Teatro y Danza a la que se compara con la de Tárrega (que en 2008 tenía un presupuesto de 1,6 millones de euros; la de Huesca tenía en esa fecha 352.000 euros y, en la actualidad, 230.000 euros). Un Festival de Cine (200.000 euros de presupuesto en la actualidad, teniendo 600.000 euros en 2005) que preselecciona para los Oscar de cortometraje documental y de ficción, junto a compañeros de viaje que manejan unos números mucho mayores (Festival de Gijón, 1,2 millones de euros, Sitges, 2,6 millones, ZINEBI, más de 600.000 euros). Un CDAN que manejó un presupuesto de dos millones de euros en su nacimiento, llegando a contar con doce trabajadores entre 2006 y 2012, con un presupuesto de 400.000 euros en la actualidad y dos trabajadores a jornada completa, además de otro a media jornada. El festival Periferias, que nació en el año 2000, en tiempos del socialista Fernando Elboj, “como un evento para una inmensa minoría”, arrancó “para colocar a Huesca a la cabeza de la cultura contemporánea, siendo el primer festival español de estas características”, con un presupuesto de 14,5 millones de pesetas (87.146 euros) y una asistencia de 12.500 personas. En sus primeros años, el 50% del público llegaba de fuera de la provincia, alcanzado la máxima cifra de asistencia en 2002 (21.330 personas, por las 9.000 del año 2018). El presupuesto del año 2009 se elevó hasta los 356.000 euros, dejando en la ciudad, según fuentes municipales, un impacto económico de 200.000 euros; el presupuesto para 2019 ha sido de 116.450 euros. “Nuestra crítica es exclusivamente política, en ningún caso va dirigida a técnicos y trabajadores, sobrecargados, desbordados y con un presupuesto famélico”, señala Óscar Sipán.

Desde Con Huesca Podemos Equo entendemos que “es necesario evaluar la salud municipal en materia de Cultura, hacer autocrítica, recuperar la ambición y tener un proyecto cultural bien definido. No debemos olvidar lo importante que es la cultura para el desarrollo personal y colectivo de una ciudad, y poner en valor el retorno social que tiene la inversión en cultura, que nos sirve para combatir las desigualdades”, sentencia Sipán.