Ayuntamiento

CON HUESCA PODEMOS EQUO CRITICA LA ESTRATEGIA Y LAS FORMAS DEL EQUIPO DE GOBIERNO EN MATERIA DE PERSONAL

Las demandas podrían poner en riesgo la viabilidad económica del Consistorio

Huesca, 16 de febrero de 2020

La crispación sindical en la última Mesa de Negociación, celebrada la semana pasada en el Ayuntamiento de Huesca, alcanzó su cota máxima cuando el concejal Fernando Laborda expuso que “se estaba aplicando mal la norma en la forma del cálculo de las cuantías de los trienios de funcionarios y de personal laboral” y que “debería exigirse a los empleados la devolución de esas cantidades indebidamente cobradas”, según un informe externo encargado por el Consistorio. La medida, que afecta a 93 personas, es la gota que colma el vaso. La Mesa General de Negociación que, en palabras de varios sindicalistas presentes en la reunión, “se está convirtiendo en un mero instrumento de información”, se ocupó de temas como la brigada de eventos, bajo mínimos y desbordada por el incremento de actividades como los distintos procesos de elecciones, las jornadas de la Guardia Civil o el inminente Día de las Fuerzas Armadas, la bolsa de bomberos, que dejará la tasa de interinidad al borde del 40%, o el proceso de consolidación, que nace de un abuso de la temporalidad y que afectará a más de un centenar de personas (trabajadores/as que entraron en el Ayuntamiento antes del 31 de diciembre de 2014), con una media de edad de 50 años y cargas familiares. Pese a haberlo solicitado en repetidas ocasiones, los sindicatos no disponen de un listado de afectados/as. 67 funcionarios interinos y laborales han interpuesto una reclamación previa a la demanda, y ahora el Concejo dispone hasta el 20 de marzo para contestar. Un día antes, el 19, el Tribunal de Justicia de la UE se pronunciará sobre los más de 800.000 interinos que esperan su conversión o no en funcionarios fijos en España.

“Desde Con Huesca Podemos Equo nos preocupa, no sólo la estrategia tomada por el equipo de gobierno, sino también las formas. No se están contestando a los escritos de los sindicatos. Una negociación en la que una parte informa y la otra asiste, a pecho descubierto, sin los datos mínimos solicitados, sin posibilidad de defensa, no es una negociación. Se están tomando decisiones muy importantes que marcarán el rumbo municipal. En cada Mesa de Negociación, se alude a la potestad autoorganizativa del Ayuntamiento, pero esa potestad, sin consenso con sindicatos y las distintas formaciones políticas, podría poner en riesgo la viabilidad económica del Consistorio”, señala el concejal Óscar Sipán.